Miércoles, 29 Mayo 2013 19:51

Venas Varicosas: Regresan Las Varices Despues De Haberse Sometido A Un Tratamiento Laser O Escleroterapia

Las arañas vasculares y las venas varicosas aparecen como venas visibles en las piernas o en otros lugares en el cuerpo. Aparecen de color azul, rojo o color purpura, y las venas varicosas a menudo hincharán la piel

y causaran ciertos síntomas médicos como dolor o malestar. No es de extrañar que muchas personas que sufren de estas condiciones busquen alivio para deshacerse de ellas. Métodos conservadores como perder peso o el usar medias de compresión pueden ayudar a aliviar los síntomas de la enfermedad, pero no eliminan la raíz del problema.

En cambio, los pacientes deben recurrir a procedimientos médicos como el láser y la escleroterapia que realmente destruyen las venas problemáticas. La función de los laser es exponer las venas que están causando los problemas a altos niveles de energía y de calor que calienta las venas para que colapsen. Los procedimientos de Escleroterapia funcionan inyectando una sustancia química sclerant en las venas, lo que les irrita por lo que terminan colapsándose. Estos procedimientos se pueden realizar por separado, como tratamientos independientes, mientras que algunos recomiendan combinar estos para obtener mejores resultados y mayores posibilidades de éxito.

La escleroterapia es a menudo utilizada para eliminar arañas vasculares o venas varicosas pequeñas, mientras que ciertos tratamientos con láser pueden ser más eficaces para eliminar venas varicosas más grandes. Es importante que recibas el tratamiento de acuerdo a la gravedad del problema.

Una vez que las varices se han ido, se han ido para siempre. Sin embargo, eso no quiere decir que otras varices no se desarrollen en otras áreas del cuerpo. Algunas personas pueden estar en mayor riesgo de desarrollar varices debido al estilo de vida que tienen y al sedentarismo.

Los factores de riesgo de las venas varicosas y arañas vasculares incluyen (el riesgo aumenta con la edad), la edad, el sexo (las mujeres son más propensas a esta condicion), así como la historia de la familia. La obesidad puede aumentar la presión sobre las venas de las piernas mientras se está sentado o de pie durante períodos prolongados y puede afectar negativamente el flujo de sangre. Si  ya te has sometido al tratamiento de venas varicosas y deseas reducir tus probabilidades de desarrollarlas de nuevo, tu médico podría recomendar perder peso a través de dieta y ejercicio, o evitar estar sentada largos períodos o estar de pie mucho tiempo. Otros posibles cambios de estilo de vida pueden incluir evitar sentarte con las piernas cruzadas, elevar las piernas y evitar la ropa ajustada y tacones altos.

Mundo de la mujer

  • 1