Miércoles, 29 Enero 2014 20:15

El Acuerdo De Los Sexos

Ultimamente una idea da vueltas en mi cabeza, y es el entendimiento entre hombres y mujeres. ¿De qué nos quejamos los hombres y las mujeres? Empecemos por ellas. Las mujeres se quejan de que los hombres las "acosamos", de que no pueden caminar por las calles, o estar en cualquier lado, sin recibir palabras obsenas y/o propuestas indecorosas. La conclusión a la que llegan ellas, o una gran parte de ellas, es que los hombres somos TODOS unos cerdos, y que nuestras intensiones son SIEMPRE malas, y las peores.

Se quejan hasta de ciertas miradas, que "son las de un violador".

Los hombres solemos quejarnos de cierto destrato. De cómo muchas veces las mujeres nos rechazan sin ninguna cortesía.Ellas responden que es por lo mencionado anteriormente: si muestran un poco de simpatía, los hombres nos convertimos en unos pesados babosos insoportables.

Quizás sea cierto, pero ¿qué hay de quién no es tan pesado, lo mismo debe soportar el destrato?

No todos los hombres decimos cosas obsenas, algunos sólo buscamos, en principio, llamar la atención de cierta mujer que nos gusta; si además se da algo más, mejor. O no, tal vez sea sólo lo del principio, sin ningún interés de algo más.

¿Por qué los hombres somos pesados? Porque nos gustan las mujeres, y en el caso particular de la Argentina, las mujeres son muy atractivas, y muchas se visten, lo digo con todo respeto, muy sensuales. Lo cual no tiene nada de malo (no soy de los que creen que el hábito hace al monje). Entonces uno ve una mujer atractiva y quiere que ella note que estamos ahí. Las mujeres tienen todo el derecho a elegir con quién quieren estar, ¡nadie pone en duda eso! Pero no se van a morir por compartir una sonrisa con otro hombre si éste no les ha faltado el respeto, muchas veces todo lo que queremos es eso: una sonrisa.

Recuerdo una película yanqui, aunque no el título. En esa película hay una chica muy atractiva, en high school. Resulta que está en el comedor sirviéndose comida, y un chico, el cual se siente muy atraído hacia ella, está a su lado, también sirviéndose comida. La chica en ningún momento lo mira, mantiene su mirada absorta en su plato y lo que se sirve. Entonces el chico piensa, "¡ni siquiera se da cuenta que estoy acá, no sabe que existo!".

Así que, yo diría que tendríamos que llegar a un acuerdo, acercando posiciones para no hacer la guerra. Dicen que los extremos son malos y la sabiduría está en el centro. Yo creo que los hombres deberíamos tratar de controlarnos un poco más, no decir nada obseno ni acosarlas. Y las mujeres podrían tolerar algún cumplido o piropo, aunque sea por educación. Una sonrisa y seguir caminando si estan en la calle, o un "gracias" y una risa complaciente si están en un lugar y el piropo proviene de alguien que no parece ser un degenerado, más si es un conocido. ¡Vamos, que el 99% de los hombres no somos violadores!

Tampoco estaría mal que cuando publican una foto en el facebook, y uno les deja un comentario elogioso o un guiño ;-),respondan con un "gracias", un "me gusta" o una carita feliz J.

Fuente: www.articuloz.com

Vídeo y Noticias

  • 1