Viernes, 01 Noviembre 2013 19:52

Facebook Vs Las Webs De Contactos Clasificados

Vivimos una época etiquetada como "de tendencia social", al menos en el ámbito de Internet. El éxito de las redes sociales, particularmente Facebook y Twitter, cuya estela se viene advirtiendo ya desde hace mucho tiempo, ha modificado sensiblemente nuestra forma de comunicarnos, de intercambiar mensajes, de enviarnos recomendaciones, saludos, etc. De hecho, hay quiénes apuntan los riesgos que este enorme éxito tienen para nosotros y para la propia Internet.

Otros, apuntan los riesgos que esta nueva forma de relación tienen para los individuos, casi todos poniendo de relieve que aunque la palabra "social" suene siempre asociada a Facebook, puede que ésta no sea tan… verdaderamente social.

En cualquier caso, resulta innegable que Facebook está empezando a mediar en las relaciones humanas de una manera que hace sólo unos años no podíamos prever. Y todo ello a pesar de que siempre han existido tablones de anuncios, secciones de anuncios clasificados, y desde que existen online, websites de contactos y anuncios clasificados online. Sin embargo, Facebook ha proporcionado un nuevo enfoque de relación que se ha desmarcado de estas websites de contactos que existen en uno u otro formato desde tiempos inmemoriales. Estas son algunas de las características estructurales que diferencian las relaciones que se mantienen a través de Facebook de las que se pueden entablar mediante websites de contactos:

  • Facebook prima al perfil, mientras que las webs de contactos priman el anonimato. En Facebook todo comienza con un perfil, que es el lugar donde todo sucede, donde todo se guarda y donde todo se consulta. Facebook tiene un empeño crónico por archivarlo todo y organizarlo de modo que tiene un efecto de permanente contextualización de los mensajes. Su empeño es contextualizar la vida a base de almacenarla por entero en sus servidores. Desde ese punto de vista, se alcanza la virtual idea de que todo lo que hacemos puede ser interpretado/explicado por nuestra "biografía" de Facebook. Si esta fuera completa, Zuckerberg nos diría que es capaz de entender cada cosa que hacemos. Esto… tiene poco que ver con los websites de contactos, donde el anonimato es clave. En las websites de clasificados, no hay contexto. Y no es un defecto, sino una característica deliberada y crucial para la lógica de estas webs que requieren de ella para que las personas puedan explorar tanto partes de sí mismas que normalmente no activan, como partes de los demás que, de otro modo, estarían inalcanzables. En las webs de contactos no sólo no hay perfiles, sino que ni siquiera es posible relacionar los múltiples anuncios dejados por un mismo usuario.
  • Facebook prima la… proximidad. No tiene por qué ser proximidad geográfica, por supuesto, pero sí cualquier otra forma de "proximidad personal". Vecinos que se conocen, amigos que quedan los fines de semana, familiares, amigos de pádel, etc. La proximidad, metáfora de vínculo, es la línea que los conecta. Sin embargo, en las webs de contactos la proximidad es una característica que puede buscarse… o no. Y de hecho, la posibilidad de burlarse de la proximidad, es una de las grandes ventajas de esta clase de websites. En ellos es posible conectar con personas dispares que, de otro modo, no podríamos conocer. A veces, sólo cuando alguien muestra una cara oculta a través de una web de contactos en un contexto de anonimato, es cuando podemos entablar una relación insospechada con ese desconocido, acto éste inconcebible en Facebook (incluso aberrante, para él).
  • Facebook prima la… información. Saberlo todo de la otra persona. Las websites de contactos clasificados, a su vez, priman la falta de información sobre el autor. O mejor, que éste gobierne en cada caso individual (cada anuncio publicado) qué información quiere ofrecer de sí mismo. En general, siempre ofreceremos menos información que en Facebook puesto que hay que teclearla y organizarla. No es un defecto, es una característica y provee a sus usuarios de herramientas clave para comunicarse con desconocidos como por ejemplo la posibilidad de articular distintos lenguajes, fingir diferentes personalidades, transmitir cualidades alternativas, etc. En Facebook, simplemente, esto no es posible puesto que cada acción va adjunta de nuestra "biografía" y por tanto de una contextualización permanente de los mensajes.
  • Facebook prima… la protección. Tanto más a medida que triunfa convirtiéndose en el lugar donde TODO el mundo vive. Si desea ser una opción para todos, debe atender las necesidades de protección de TODOS. En las websites de contactos las reglas de uso son más laxas. Se trata de pequeñas junglas donde cada uno puede correr los riesgos personales que desee (y se recomienda usarlos con prudencia). En ellas, la intriga, el misterio y el enigma son las características principales de las relaciones que se crean, al menos en el momento del primer contacto.

 Que Facebook es un éxito "in crescendo", es un hecho. No obstante, las websites de contactos en Madrid o en otras ciudades, llevan años cubriendo un hueco que ni la explosión de Facebook ha podido satisfacer hasta ahora. 

Fuente: www.articuloz.com

Vídeo y Noticias

  • 1