Lunes, 16 Septiembre 2013 19:14

Don Juan Y Casanova, ¿por Qué Fueron Seductores?

Normalmente, el hombre que es afortunado con el sexo femenino es apodado como "Don Juan" o "Casanova", un apodo que quiere hacer referencia a un tipo de seductor voraz, manipulador, estudioso y eficaz. Ese hombre magnético que atrae y disfruta de las mujeres sin saber la cantidad de corazones rotos que va dejando en el camino. Pues bien, lo que vengo a decir con este artículo, es que la comparación de Casanova con Don Juan es como comparar la velocidad con el tocino.

Si nos fijamos más a fondo en las figuras de Casanova y Don Juan, nos daremos cuenta de que en realidad tienen muy poco en común el uno con el otro.

"Sevilla a voces me llama
el burlador, y el mayor gusto
que en mí pueda haber
es burlar a una mujer
y dejarla sin honor".
Don Juan en  "El burlador de Sevilla"

"Las dejé bien servidas"
Giacomo Casanova

Se tratan de dos personajes con orígenes totalmente distintos y cuya historia se desarrolló en contextos temporales y espaciales diferentes.

La figura de Don Juan Tenorio, nace con la obra de "El burlador de Sevilla" escrita por Tirso de Molina en el siglo XVII y éste es un seductor valiente y osado hasta llegar al extremo de transgredir todos los valores de la época en la que vivía. Sin embargo, la figura de Giacomo Casanova, fue una persona de carne y hueso y era escritor, viajero, músico, matemático, filósofo, historiador, agente secreto veneciano… alguien muy polifacético, pero sobretodo fue conocido por su capacidad seductora, en la que cuenta con 131 conquistas según pone en su obra autobiográfica "Las memorias de Casanova", una obra puramente descriptiva, contando sin ningún tipo de prejuicios sus hazañas eróticas a mediados del siglo XVIII.

Don Juan, un italiano, hijo de comediantes de clase burguesa, se autodefine como un aventurero y vividor, también culto y educado pero con el problema de que no posee ningún tipo de ética y moral. Sin embargo, Casanova, es la personificación del hedonismo, cuyo máximo valor es el disfrute y placer que la vida pueda ofrecerle. No se plantea el concepto de pecado ni tiene conciencia de transgredir código de valores alguno, simplemente porque para él no existen.

¿Don Juan o Casanova?

Don Juan, según la época en la que la obra está ambientado, sabe que los conceptos como la honra y el honor son dos valores muy importantes, sobretodo para cuando nos referimos a las mujeres, pero el desafío y el infringir estos valores es algo muy atractivo para el personaje de Don Juan, por lo que la finalidad que mueve a Don Juan no es tanto el disfrute sexual, si no demostrarse a sí mismo de lo que es capaz y satisfacer su orgullo y su ego.

Para lograr sus objetivos no hay nada que se le pueda interponer, por lo que no duda en engañar, en recurrir a falsas promesas de amor o en traicionar a un amigo si la oportunidad se le presenta. De hecho hay veces que aprovechando la oscuridad de la noche, con las mujeres nobles, se hacía pasar por el prometido o pretendiente de ella para poder consumar, mientras que con las plebeyas, recurría a las promesas de matrimonio.

Para Don Juan, cuanta mas oposición reciba por parte de la fémina, mucho mejor pues su disfrute será mayor cuando la seduzca, pero una vez que han consumado, pierde el interés por esta persona y va en búsqueda de nuevas víctimas sin importarle absolutamente nada los sentimientos que pueda experimentar la otra persona.

Para Casanova, las mujeres son muy importantes y por ellas esta dispuesto a realizar cualquier cosa, pero el sentimiento que despiertan en él las mujeres no es algo profundo, simplemente algo físico y sexual. A Casanova le encanta lo femenino, las ama como seres eróticos y sexuales que le dan placer sexual, porque es lo máximo que puede experimentar en la vida, pero a diferencia de Don Juan, no busca el burlarse de una mujer ni satisfacer su ego, si no compartir el máximo goce físico. Si para Don Juan, el rechazo de la mujer era un aliciente mas para realizar esa conquista, para Casanova todo lo contrario, la mujer más adecuada es aquella que no ofrece reparos en entregar su cuerpo. Casanova se puede decir que le daba a todo, sabía encontrar el placer en una jorobada como en una mujer hermosa, no tenía ningún tipo de filtro pero sabía entregarse al 100% con ellas, independientemente de quien fuese.

Para lograr sus objetivos Casanova recurría a habilidades como el baile, la composición de música o sus buenas dotes conversacionales. Casanova es todo un caballero que recurre a los halagos, ofrecer regalos y desprende sensualidad, pero a diferencia de Don Juan, no recurre a los engaños, es sincero y no promete más de lo que puede ofrecer. No es deseado como marido pero sí como un buen amante.

Se podría concluir que Don Juan es un hombre que no ama a las mujeres y al que tampoco interesa el amor. Es una persona vulgar que sólo busca el satisfacer su orgullo y su ego, deshonesto y egoísta, que seduce con mentiras sin importarle los problemas emocionales que pueda ocasionarle a las personas con las que se relaciona. Mientras que Casanova es un hombre que conquista y seduce sin ocasionar daños, porque no recurre a la mentira para seducir y la otra persona no se crea expectativas.

Las mujeres seducidas por Don Juan se previenen contra él mientras que a Casanova se lo recomiendan y lo comparten porque despierta en ellas la pasión, las desinhibe y las hace felices al ofrecerles un gran placer físico.

Si tuviera que quedarme con la manera de seducir de uno o de otro, me quedaría con la de Casanova, pues sabe lo que quiere y no por ello utiliza la mentira para alcanzarlo, aunque no estoy diciendo que haya solo haya dos formas de seducción, ERROR. Existen tantas formas de seducir como personas hay con vida, esa fue la finalidad de la creación de este blog,sumergirse en nuestro mar interior y descubrir esas características que nos hacen lo que somos y hacer que estas jueguen a nuestro favor y no tratar de ocultarlas.

¡Un saludo!

Fuente: www.articuloz.com

Vídeo y Noticias

  • 1