Domingo, 27 Octubre 2013 21:02

Edimburgo: Un Fin De Año A Lo Grande

Después de las Navidades, Edimburgo repone fuerzas y se dispone a celebrar una de las fiestas de fin de año más largas del mundo. El fin de año escocés se extiende durante tres días invadiendo cada resquicio de la ciudad con una amplísima gama de actividades y tradiciones ancestrales. El motivo de una celebración tan extensa y multitudinaria se debe a que en Escocia las fiestas de fin de año estuvieron prohibidas durante casi dos décadas.

No fue hasta el 1958 que esta celebración adquirió un carácter realmente popular y, como podrás presuponer, tantas ganas contenidas dieron lugar a una fiesta de proporciones míticas.

Tradiciones vikingas, música clásica y mucha diversión

Todo comienza el día 30. Cuando va cayendo la noche tiene lugar el famoso Desfile de las Antorchas, una celebración donde la música y la luz se erigen como protagonistas indiscutibles. Miles de personas marchan a lo largo de la ciudad con antorchas encendidas siguiendo a un enorme barco vikingo hecho de madera. El recorrido inicia en la Catedral de St. Giles y se encamina hacia Calton Hill, donde queman la nave en una hoguera gigante.

Una manera peculiar de comenzar el nuevo añoAl día siguiente se celebra un gran carnaval donde los músicos se codean con malabaristas y artistas de teatro callejero. Normalmente se erigen tres escenarios, uno dedicado a la música pop, otro a la música Indie & Rock y un tercero al género Folk & Hoolie. Los amantes de la música clásica podrán disfrutar del Candlelit Concert, que se celebra en la Catedral de St. Giles, pero si es la primera vez que visitas Edimburgo por estas fechas, no te pierdas The Keilidh, una celebración típicamente escocesa donde podrás acercarte a su música y apreciar sus bailes tradicionales.

El 1 de Enero tiene lugar el Loony Dook, una tradición para los más valientes o los que aún estén demasiado ebrios. Se trata de disfrazarse y darse un baño en las heladas aguas del Firth of Forth, junto al puente Forth Rail Bridge. Si no te atreves, siempre puedes mirar desde la orilla aunque hay quienes afirman que es la mejor manera para ponerle fin a la resaca.

Vale aclarar que estas fiestas atraen cada año a más de 100.000 personas así que si planificas pasar el fin de año en Edimburgo, lo mejor será que te des prisa y reserves inmediatamente los vuelos y el hotel.

Fuente: www.articuloz.com

Turismo y viajes

  • 1