Sábado, 10 Agosto 2013 19:06

¿Un Pequeño Paso Para Una Agricultura Más Sostenible?

"No existe suficiente demanda de los agricultores, y esta tecnología no tiene una aceptación mayoritaria entre el público. Carece de sentido luchar contra molinos de viento".Con esta frase de un directivo de Monsanto lanzada a principios del mes pasado se avanzó la noticia que ha llegado a los medios la semana pasada:Monsanto retira su petición a la UE de nuevos cultivos transgénicos.

Esta noticia ha sido acogida con satisfacción por los pequeños agricultores y ecologistas españoles, que lo ven como un primer paso para parar los pies a la hasta ahorra imparable industria de las semillas transgénicas. Sin embargo se lamentan que en España y Portugal sean los únicos países en Europa continental que permiten el maíz (MON810) genéticamente modificado. Junto a esta demanda existen otras que resumía Blanca Ruibal, responsable de Agricultura y Alimentación de la asociación Amigos de la Tierra: "Creemos que la renuncia de Monsanto debe hacer recapacitar al Gobierno y al Ministro Arias Cañetesobre su política ciega a favor de los transgénicos y apostar de una vez por todas por la agricultura que demanda la sociedad: sana, diversa, sostenible y de calidad".

Según Monsanto su renuncia se debe a causas comerciales y políticas. Se olvidan de algunos antecedentes que muestran como son precisamente los intereses económicos y la presión política los que les han permitido disfrutar su posición de privilegio. Por ejemplo a principios del mes de junio se descubrió una cepa de trigo alterado en Oregón (EEUU), totalmente prohibida en esas tierra y que Monsanto no ha llegado a explicar su aparición. Si nos remontamos a la historia resulta difícil explicar el éxito de la empresa, Monsanto es responsable del uso del llamado Agente Naranja (que acabó con las selvas de Vietnam en los años sesenta) o de la aparición de una hormona sintética vacuna de la que la UEprohíbe su uso en la leche de vaca.

Pero de momento el negocio mundial de Monsanto sigue creciendo, y expandiéndose por Sudamérica y Estados Unidos. En lugares donde la presión popular es mayor la compañía está limitando sus actuaciones. Como pasa en otros ámbitos económicos y sociales, sin una estrategia global va a ser complicado combatir el poder económico y la presión política que este tipo de compañías ejercen.

En delproductor.com trabajamos con agricultores y productores respetuosos con el medio ambiente y un modelo económico más sostenible.

Fuente: www.articuloz.com

Cocina

  • 1